curso

A partir del 2 de julio estaré dictando este seminario en la UARM. Acá va una descripción un poco más detallada.

*

El curso partirá de una hipótesis que sostiene que la desideologización de la violencia es uno de los productos del fin (así, a carpetazo) de la Guerra Fría y la instauración de políticas de mercado en América Latina a partir de la caída del Muro de Berlín en 1989 y la posterior instauración de radicales políticas neoliberales, para lo que concierne al curso, en América Latina.

La violencia política y de las guerrillas, históricamente, ha estado presente en Latinoamérica. Si se observa con atención la historia de las independencias y de afianzamiento de las repúblicas, esta se mostrará marcada por la presencia continua de guerras civiles y guerrillas.

Luego del triunfo de la Revolución cubana a mediados del siglo XX, la presencia de guerrillas y el componente político de la violencia en América Latina se hizo más evidente y esto condicionó las largas guerras civiles en Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua o Colombia; y la esporádica presencia de guerrillas urbanas y guevaristas en Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia o Perú.

Sin embargo, tras las caídas del Muro de Berlín y la Unión Soviética, y el fin de la Guerra Fría, en algunos países comienza a operarse un cambio en las dinámicas de la violencia. El ejercicio de la violencia no terminó; su presencia había permeado de tal modo el entramado social que no fue posible librarse de ella ni plantear tipo alguno de negociación. Entonces, solo se recicló: se pasó de una violencia política a una violencia criminal. De este modo, se produjo el paulatino tránsito de una guerra de guerrillas, de una violencia política, de una guerra por el poder contra el Imperialismo, a una guerra de narcos, de sicarios, de maras.

Este curso intenta rastrear este recorrido a través de la lectura de cuatro novelas latinoamericanas contemporáneas que han tenido muy poca difusión en el Perú: Un asesino solitario, de Élmer Mendoza (México); El material humano, de Rodrigo Rey Rosa (Guatemala); El arma en el hombre, de Horacio Castellanos Moya (El  Salvador); y La virgen de los sicarios, de Fernando Vallejo (Colombia).

En cada una de estas novelas (y en el orden en que serán expuestas) se observará un camino en el cual la idea es problematizar el desprendimiento del componente político que da paso a la mera criminalidad y a la supervivencia dentro de los márgenes de una lógica de mercado que ha incorporado a la violencia como uno de sus elementos de control más efectivos, pero menos reconocidos.

El curso terminará con una visión de cómo este trato globalizado de la violencia ha empezado a abrirse paso en el Perú.

Anuncios